Lynne Spears, la madre de la cantante Britney Spears, se considera culpable de todo lo malo que le ha ocurrido en los últimos tiempos a su hija, según ha declarado a la revista Life & Style.