Condena porblasfemia
El gobernador de Yakarta, Basuki Tjahaja Purnama (c-d), popularmente conocido como "Ahok", entra en el tribunal durante su juicio. EFE / BAY ISMOYO

Un tribunal de justicia de Indonesia condenó este martes a dos años de cárcel al gobernador saliente de Yakarta, el cristiano Basuki Tjahaja Purnama, hallado culpable por un delito de blasfemia, en un caso que, según los expertos, pone a prueba el pluralismo religioso en Indonesia, el país más poblado del Islam.

El juez señaló que el acusado no mostró remordimiento y que pudo "romper la unidad" de Indonesia antes de su detención.

La pena impuesta es más dura que la propuesta por la fiscalía, aunque inferior a la máxima estipulada en la legislación del país, que establece hasta 5 años de cárcel por ese delito.

Purnama, de etnia china y conocido popularmente como Ahok, fue imputado en noviembre por unos comentarios en los que rechazó unas críticas de adversarios basadas en el versículo 51 del Corán, que el político asegura fueron manipulados. Ahok y sus representantes legales precisaron que apelarán la resolución judicial ante instancias superiores.

Unos 13.000 policías están desplegados en la capital indonesia para prevenir posibles disturbios entre partidarios y opositores a Ahok, quien el pasado 19 de abril perdió en las urnas la reelección al cargo de gobernador.

La resolución se da un día después de que el Gobierno disolviera el grupo islamista Hizbut Tahrir Indonesia (HTI) al considerar que contradice los principios de unidad y diversidad nacionales.

El juicio contra Ahok fue alentado por grupos radicales islamistas, con el Frente de Defensores del Islam a la cabeza, contrarios a que un no musulmán gobierne Yakarta y que en octubre y noviembre organizaron protestas multitudinarias en su contra.

El HTI, que tiene entre sus objetivos la reinstauración de un califato islámico y la aplicación de la sharia (ley islámica) en todo Indonesia, fue partícipe de las protestas.

El enfrentamiento entre Ahok y el radicalismo islámico empezó cuando el primero accedió al cargo en 2014, al sustituir a Joko Widodo después de que este fuera elegido presidente del país, y se intensificó con manifestaciones y la instrucción por blasfemia.

Las elecciones a gobernador de Yakarta estuvieron condicionadas por este enfrentamiento y acabaron el 19 de abril, en segunda vuelta, con la derrota de Ahok ante el exministro de Educación Anies Baswedan, un musulmán.

Indonesia es el país con más musulmanes del mundo, con un 88% de sus 250 millones de habitantes que profesan esta religión, la gran mayoría de forma moderada.