Papeletas
Macron o Le Pen: uno de los dos será el octavo presidente de la Quinta República Francesa. EFE

El candidato centrista Emmanuel Macron ha sido elegido este domingo el octavo presidente de la V República en Francia con el 63,3% de los votos —según los datos con el escrutinio al 76%—, en unas elecciones que pasarán a la historia, entre otras cosas, por el récord de votos en blanco y nulos y por la elevada abstención.

Los dos candidatos en esta segunda vuelta, Macron y la ultraderechista Marine Le Pen, no eran del agrado de buena parte de los votantes. Pese a que la mayoría de sus rivales en primera vuelta llamaron a votar por Macron para evitar la llegada de Le Pen al Elíseo, a algunos no les ha parecido una buena opción.

Entre estos, la opción del voto en blanco entendido como un voto de protesta contra la clase política actual y el sistema parecía la más adecuada, pero también había muchos que preferían por mostrar su desacuerdo quedándose en casa. Según los datos oficiales parciales publicados por el Ministerio del Interior, la tasa de abstención ha sido del 24,43%. Las proyecciones realizada por Sopra Steria la sitúa en el 25,3%, la más alta en segunda vuelta desde 1969.

Además, la tasa de participación del 75,57% sería inferior al 77,77% de la primera vuelta. Esto es algo que no ocurría desde 1974, ya que desde entonces, con la salvedad de 2007 cuando se mantuvo estable, siempre ha aumentado.

En elecciones de 2002, en las que Jean-Marie Le Pen dio la sorpresa y pasó a segunda vuelta frente al presidente saliente Jacques Chirac, la participación en primera vuelta fue del 71,60%, mientras que en segunda vuelta aumentó hasta el 79,71%.

Récord de voto en blanco

Otro dato destacable es la cifra récord de votos en blanco expresados por los franceses. Según los datos parciales, ha habido más de 2,5 millones de votos en blanco, que representan un 8,8% de los expresados este domingo. De acuerdo con la estimación de Kantar Sofres-OnePoint, habrá los votos en blanco serían un 8,1%, la cifra más alta jamás registrada durante la V República. Según estas proyecciones, en total habrá unos 4,2 millones de votos en blanco.

A estos habría que sumar los votos nulos, actualmente más de 900.000, el 3,19% de los expresados. En las elecciones de 2012 hubo un total de 2,2 millones de votos blancos y nulos, mientras que en 2007 fueron 1,6 millones y en 2002, 1,8 millones.

Por primera vez en estas elecciones, en virtud a una ley de 2014, se han contabilizado por separado los votos en blanco de los nulos. Si se suman, supondrían en torno al 12% de los votos emitidos, casi el doble que el 6,4% que supusieron en 1969. En dichas elecciones, se enfrentaron dos candidatos de la derecha, Alain Poher y Georges Pompidou.