Las terrazas de Barcelona continuarán sin una nueva ordenanza este verano

  • A pesar de que el Ayuntamiento apuntó que se trabajaría para tenerla lista esta temporada estival, no se prevé aprobarla hasta finales de año.
  • El Consistorio y el Gremio de Restauración, sin embargo, buscan alcanzar un acuerdo político y de ciudad antes de verano para empezarla a tramitar.
  • El sector denuncia que la actual ordenanza ha afectado a dos de cada tres terrazas y ha eliminado 20.000 sillas de 80.000 en dos años.
El gobierno de Barcelona y el Gremio de Restauración en una reunión este jueves.
El gobierno de Barcelona y el Gremio de Restauración en una reunión este jueves.
EUROPA PRESS

La nueva ordenanza de terrazas de Barcelona no estará lista para este verano, a pesar de que el concejal de arquitectura del Ayuntamiento, Daniel Mòdol, apuntó en octubre que se trabajaría para ponerla en funcionamiento durante la temporada estival.

El teniente de alcalde de Empresa, Jaume Collboni, ha explicado este miércoles que el Consistorio y el Gremio de Restauración de la capital catalana buscan alcanzar un acuerdo político y de ciudad antes de verano para tramitar la modificación de la ordenanza, pero que esta no se podrá aprobar hasta finales de año.

Aprobar la Ordenanza antes de verano -algo por lo que abogaron Gobierno municipal y gremio- sería "muy difícil, porque hay un procedimiento de aprobación" de más de dos meses, ha señalado Collboni en rueda de prensa junto al concejal Daniel Mòdol; el presidente del gremio, Pere Chias, y su director general, Roger Pallarols, tras una reunión de una media hora en el Ayuntamiento.

Chias ha resaltado que esta es la primera reunión de una serie de encuentros -al menos seis hasta julio- con el Gobierno de Ada Colau para abordar la modificación, a lo que Pallarols ha añadido que se abre un nuevo escenario: "Se produce lo que siempre hemos pensado que se debía producir: negociar una solución. Deberá marcar un punto de inflexión".

"Todos deberemos hacer un esfuerzo para superar este tiempo anterior y deberemos reconstruir el diálogo y la confianza", ha dicho Pallarols sobre las relaciones con el Gobierno municipal, y ha asegurado que están superando un conflicto muy duro que ha perjudicado gravemente al sector, ha hecho desaparecer puestos de trabajo y ha afectado a dos de cada tres terrazas.

Ha añadido, además, que en los últimos dos años "se han perdido 20.000 sillas de 80.000" y que si no se modificara la ordenanza podrían desaparecer la mitad de las 4.200 terrazas que existen aproximadamente en Barcelona.

Ha lamentado que los restauradores volverán a afrontar la temporada de verano desde la incertidumbre, en el tercero en que se aplica la Ordenanza, pero ha lanzado un mensaje de tranquilidad al sector: "La junta del gremio y yo no estaríamos aquí si no diéramos confianza al teniente de alcalde y que es cierta la voluntad del Gobierno de encarar una solución negociada con el sector".

La actual continuará aplicándose

Tras abogar por tener en cuenta el libro blanco sobre terrazas elaborado por personalidades barcelonesas e impulsado por el gremio, Chias ha coincidido en señalar que el verano llega con "incertidumbre, pero también la esperanza" de lograr un acuerdo, y Collboni ha insistido en que el Ayuntamiento deberá seguir aplicando la normativa actual mientras siga vigente.

"El Ayuntamiento debe hacer cumplir las normas. Lo haremos con el espíritu de lo que se está acordando con el gremio y los grupos", ha señalado el teniente de alcalde, que ha asegurado que tienen conversaciones con el grupo Demòcrata, Cs, ERC y PP desde hace un mes y medio, y que prevén abordar el asunto también con la CUP, con el objetivo de encontrar el máximo consenso.

Ha afirmado que la voluntad del Gobierno de Colau es lograr "un acuerdo de ciudad, con el máximo de grupos municipales implicados", que perdure en el tiempo y trascienda este mandato, para dar seguridad jurídica y unas normas del juego claras.

Collboni ha rechazado desvelar el contenido de las negociaciones, y ha insistido en que la Ordenanza debe modificarse para que sea "más flexible, se adapte a las diferentes realidades de los barrios, haga posible la convivencia en el espacio público, ayude a desarrollar la actividad económica y dé seguridad jurídica a los operadores".

Judicializar ordenaciones

Preguntado por las 13 ordenaciones singulares de diversos espacios de Ciutat Vella aprobadas inicialmente, el gremio ha recordado que pide no tramitar nuevas hasta que se apruebe la modificación de la Ordenanza, y Pallarols ha avisado de que están "analizando su judicialización".

El gremio decidió a principios de abril junto a otras entidades no asistir más a la Comisión Técnica de Terrazas, que debate la aplicación de la normativa actual, porque lo que exigen es esta modificación: "Lo que hace falta es que negociemos la salida del conflicto, y no mantener un debate permanente sobre la aplicación" de una Ordenanza que ve inaplicable e ineficaz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento