La Generalitat de Cataluña tiene previsto denunciar por presuntas irregularidades a la Asociación de Adopción de Niños en el Congo (Adic), la ONG acreditada para gestionar adopciones en el Congo hasta agosto de 2006, cuando le fue retirada esta facultad.

En esa fecha, esta entidad con sede en Sabadell (Barcelona), tenía abiertos 19 expedientes de adopción en el país africano. Hoy quedan por resolver seis, todos catalanes. La Conselleria de Acción Social avanzó ayer que espera terminar en pocos días el informe que razone la retirada de la credencial en 2006, y que podría atribuir a la ONG acciones ilegales.

Acusación africana

Este anuncio coincidió ayer con la acusación de Ibrahima Bakhoum, uno de los responsables de la Agencia de Noticias Panafricana, de que los niños que se adoptaban en el Congo no estaban "abandonados". Según Bakhoum, unos intermediarios recibían "350 euros" y convencían a las familias para que dejaran marchar a los niños a la ciudad para ir "a la escuela" y "para alimentarse y sanarse". También vincula el modus operandi de Adic con el de la ONG francesa Arca de Zoé en Chad.

La ex directora de Adic, Cinta Andreu, señaló a 20 minutos: "Estas acusaciones son horribles. Estamos muy tranquilos porque todos los niños procedían de orfanatos y la documentación oficial está sellada". La Generalitat espera saber ahora si la negativa del Congo a nuevas adopciones (a raíz del fiasco del Arca de Zoé) permitirá cerrar los seis casos pendientes.

Países en guerra

El Gobierno congoleño suspendió la pasada semana todas las adopciones internacionales coincidiendo con la aprobación en el Congreso español de un proyecto de ley que impedirá adoptar niños de países que se encuentren inmersos en conflictos bélicos o desastres naturales.

Libertad en cuestión de días

La liberación de los tres españoles detenidos en Chad podría ser cuestión de pocos días, según indicó ayer el abogado defensor, Jean Bernard Padaré, quien confía en que sea lo antes posible para que no queden en medio de la creciente tensión política entre Francia y Chad. Padaré solicitó ayer la libertad provisional para el piloto de Girjet Agustín Rey, el copiloto Sergio Muñoz y el auxiliar de vuelo Daniel González, imputados por complicidad en el intento de secuestro de 103 niños por parte de la ONG francesa el Arca de Zoé. Los tres tripulantes se han declarado inocentes y "no entienden la razón de su encarcelamiento", añadió.