Jóvenes trabajando
Jóvenes trabajando. GTRES

El 29% de los accidentes laborales que se produjeron en 2015 lo sufrieron jóvenes. Lo denuncia UGT, que observa además que a menor edad y menor duración de su contrato hay una mayor propensión a sufrir accidentes laborales, ya que del total de accidentes con baja de jóvenes, el 30% tenía un contrato inferior a dos meses. El sindicato advierte de que los jóvenes españoles son "carne de cañón" de la precariedad y la alta rotación laboral, lo que hace que sufran mayor riesgo de padecer accidentes de trabajo y sufrir enfermedades profesionales.

Así, ve como solución apostar por el empleo estable y con derechos y establecer sanciones para todas aquellas empresas que siguen incumpliendo la prevención de riesgos laborales. UGT señala que la reforma laboral "ha empeorado las condiciones laborales", ya que "se ha disparado la temporalidad, la precariedad y la parcialidad de los contratos y esto afecta directamente a la seguridad y salud de todas las personas trabajadoras, en especial, a los colectivos que sufren más este tipo de contratos, como son los jóvenes".

Así, el 29% de los accidentes que se produjeron en 2015 (último año consolidado) lo sufrieron los jóvenes (137.286 menores de 35 años). La gran mayoría fueron accidentes leves (136.621 accidentes), si bien se produjeron 648 accidentes graves y 46 mortales (un 7% del total de accidentes graves). Del total de accidentes con baja en los menores de 35 años (132.859), un 30% tenían un contrato inferior a dos meses.

Por otra parte, los hombres jóvenes tienen mayor accidentalidad que las mujeres (un 72%, frente a un 36%) y por tipología, los accidentes in itínere (aquellos que se producen en el camino al trabajo y viceversa) son similares en ambos géneros, si bien los accidentes mortales afectan más a las mujeres.

Los hombres jóvenes (72%) tienen más accidentalidad que las mujeres (36%)

Según las últimas cifras oficiales facilitadas por el Observatorio de Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, correspondiente a 2016, del total de enfermedades profesionales registradas durante la jornada laboral (19.138), un 17% (3.239) corresponden a jóvenes menores de 35 años. El 72% de las enfermedades profesionales que sufren los jóvenes tienen su origen en agentes físicos y afectan sobre todo a las mujeres, aunque no hay diferencias significativas (un 52% de mujeres, frente a un 48% de hombres).

De esta forma, UGT ve "completamente necesario" la modificación de las políticas de empleo juvenil, que lleven a un mercado de trabajo más estable. Además, reivindica la importancia de potenciar los mecanismos de control y sanción de las empresas que persigan las malas prácticas y los abusos que reciben las personas trabajadoras, haciendo especial énfasis en aquellos sectores más precarios.