Barcelona tiene mil plazas vacías de residencia para abuelos

El sector advierte que 500 pequeños geriátricos cerrarán o se tendrán que convertir en centros de salud mental.
El presidente de la Associació Catalana de Recursos Assistencials (ACRA), Vicenç Vicente, advirtió ayer que en Barcelona hay «mil plazas vacías» en residencias de la tercera edad a pesar de que la ciudad es uno de los puntos «donde más necesidad» de ganar oferta hay. En Catalunya, las plazas vacantes son unas 2.000, según datos del sector residencial reconocidos por el Síndic de Greuges.

Con este panorama, la consellera de Benestar i Família, Anna Simó, anunció ayer la creación de entre 6.000 y 6.500 nuevas plazas de residencias públicas en los próximos dos años. Simó aseguró que se corregirán los desequilibrios territoriales existentes y advirtió que «hay comarcas donde no hay que poner ni una sola plaza y, en otras, hacerlas todas».

Para el presidente de ACRA hay que evitar situaciones como la del Maresme, donde se han reconvertido infraestructuras hoteleras en residencias para la tercera edad y ahora hay un exceso de plazas. Vivenç Vicente advirtió que en los próximos años, unos 500 pequeños geriátricos deberán cerrar o convertirse en residencias de salud mental si quieren sobrevivir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento