Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, la procesada acordó en noviembre de 2011 el alquiler del inmueble, si bien en mayo del año 2013 "dejó de abonar la renta", motivo por el que se inició un procedimiento de desahucio que culminó en abril de 2015.

Ante dichas circunstancias, la acusada, "con ánimo de causar perjuicio en la propiedad ajena", presuntamente fracturó paredes y persianas, al tiempo que "arrancó enseres, puertas y rompió ventanas", según explica la Fiscalía en su escrito, en el que detalla que los daños han sido tasados en 9.878 euros.

Por tanto, además de la pena de multa, el Ministerio Público ha pedido que la procesada indemnice al propietario de la vivienda con la citada cantidad en la que han sido tasados los daños.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.