Mogherini
La alta representante de la Unión Europea para Política Exterior, Federica Mogherini. Domenic Aquilina / EFE

La Unión Europea (UE) dejó claro este viernes a Turquía que, si continúa interesada en acceder al club comunitario, debe cumplir con los requisitos necesarios, incluido el respeto a las libertades fundamentales y la ley internacional, y renunciar a reintroducir la pena de muerte.

"Las negociaciones de ampliación continúan, no se han detenido, pero no estamos trabajando en abrir nuevos capítulos", indicó la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, en una rueda de prensa tras una reunión informal de ministros de Exteriores comunitarios, a la que estuvo invitado, además, el titular turco de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu.

"Si Turquía está interesada en las negociaciones de acceso, sabe muy bien lo que significa", especialmente en el ámbito de los derechos humanos, el respeto a la ley internacional o la pena de muerte, apuntó Mogherini.

La política italiana recordó que, como país candidato, Turquía conoce los criterios para entrar en la UE, así como sus compromisos como miembro del Consejo de Europa.

Le corresponde a Turquía expresar su voluntad de seguir siendo un país candidato"Le corresponde a Turquía expresar su voluntad de seguir siendo un país candidato", recalcó Mogherini, y aseguró que la UE estará feliz de que así sea pero, para ello, "es necesaria una clarificación".

A continuación, "discutiremos con los turcos el camino adelante de manera serena", indicó Mogherini, algo que "empezamos hoy" con Çavusoglu y que continuará en las próximas semanas.

Ésta era la primera vez que los ministros de la UE debatían los resultados del referendo que avaló conceder más poderes al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, o las últimas detenciones masivas de personas supuestamente relacionadas con el intento golpista del pasado julio.

Eximir de visados

La jefa de la diplomacia comunitaria precisó que la política de ampliación de la UE es un elemento tanto de "seguridad" como de "estabilidad" para la región.

Preguntada por el reclamo que hace Turquía de liberalizar la política de visados para sus ciudadanos, Mogherini indicó que será necesario realizar un balance con los interlocutores sobre el estado de la situación.

Ankara aún no cumple varios requisitos con los que se había comprometido para liberalizar los visados, a pesar de que era uno de los objetivos que esperaba conseguir dentro del pacto migratorio con la UE para acoger refugiados en su territorio y evitar que lleguen en masa al territorio europeo.

Ante la cuestión de si la UE vislumbra otro tipo de relación con Turquía que no sea la adhesión, Mogherini dijo que "es más que un país candidato" y recordó que "nuestra relación va más allá de las negociaciones de acceso" en la lucha antiterrorista, en el conflicto sirio o como socio económico y comercial.

El encuentro de los ministros con Çavusoglu tuvo lugar en una sesión en la que estuvieron presentes todos los ministros de los países candidatos.

"El espíritu general fue franco, abierto y constructivo. Pero muy franco", precisó Mogherini.