Ballet Nacional de España
Antonio Najarro dirige al Ballet Nacional de España en 'Alento'. MARÍA ALPERI

El Ballet Nacional de España (BNE) ha salido este viernes a la calle con motivo del Día Internacional de la Danza, una cita que se celebrará el próximo sábado 29 de abril y a la que la agrupación se ha adelantado con un ensayo en la calle de Alento, una de las coreografías del director de la agrupación, Antonio Najarro.

"Alento es del estilo de la danza clásica española, que, junto a la escuela bolera, el folclor y el flamenco, forman los cuatro estilos de la danza española", ha explicado Najarro a la audiencia de todas las edades que se ha congregado en la explanada junto a la sede del BNE en el Matadero para ver el ensayo de la agrupación.

Najarro, al frente del BNE desde 2011, ha querido que el público "sienta" a los bailarines de cerca y vea su talento y disciplina de una forma especial, en vísperas al Día Internacional de la Danza.

El coreógrafo y bailarín ha aprovechado la ocasión, también, para leer el manifiesto de 2017 de esta celebración que la Unesco y el Comité Internacional de la Danza proclamaron hace 35 años y que en esta ocasión se basa en palabras de Trisha Brown, fallecida el pasado 18 de marzo.

Finalmente, móviles en mano para inmortalizar el momento, los curiosos han vitoreado a los bailarines, que han interpretado Alento, una pieza con música de Fernando Egozcue grabada con la Orquesta de la Comunidad de Madrid (ORCAM).

Vestidos de negro, nueve bailarines y nueve bailarinas han interpretado la primera parte del programa, Origen, a la que le ha seguido Luz, con tan solo Míriam Mendoza y Sergio Bernal en el escenario al aire libre.

Débora Martínez, María Fernández, Sara Arévalo, Patricia Fernández y Cristina Aguilera han bailado Ánimas, y Eduardo Martínez, José Manuel Benítez, Carlos Sánchez, Carlos Romero, Antonio Jiménez, Adrián Maqueda, Álvaro Marbán, Albert Hernández y Daniel Ramos,Acecho.

Inmaculada Salomón, rodeada de la audiencia, ha interpretado Ser, acompañándose del sonido de las castañuelas.

Todos los bailarines se han reunido para el número final, Alento, en el que se han servido de nuevo de las castañuelas y también de sillas para arrancar el último "¡bravo!" de los aproximados 200 espectadores.

"Espero que este sea un pasito más para dar a nuestra danza el lugar que se merece", ha concluido Najarro, mientras el público aplaudía y los bailarines les replicaban chascando sus castañuelas.