Galería Tate
Fachada de la galería Tate de Londres. WIKIMEDIA

Las galerías Tate de Londres han pedido a la plantilla donaciones para regalar un velero a su director, Nicholas Serota, lo que ha provocado controversia porque muchos de los trabajadores "no reciben el salario mínimo", revela este viernes el periódico británico The Guardian.

Una representante de los trabajadores del grupo de galerías londinense, Tracy Edwards, dijo a ese rotativo que el personal está "mal pagado y explotado", y esta petición "demuestra lo alejada de la realidad que está la dirección de la Tate".

La polémica se desató el pasado miércoles cuando desde la dirección se instó a todos los empleados de las galerías del grupo Tate -entre las que se incluyen la Tate Modern, de arte contemporáneo, y la Tate Britain, de arte británico- a "donar dinero" para "sorprender" a Serota, que abandonará el cargo el próximo mes de mayo después de 28 años, "con un velero".

La colecta provocó el enfado de los trabajadores, sobre todo porque hace apenas una semana se había eliminado el 10 % de descuento para trabajadores en el comedor, continúa el diario británico.

Por su parte, desde la dirección de la Tate declararon que "nadie está obligado a aportar para el regalo" y que "todo el personal" está invitado a la fiesta de despedida del director.