Entre las novedades para el Serla, la Junta contempla la posibilidad de que este servicio de intermediación incluya los conflictos individuales consistentes en reclamación de cantidad, que se había descartado en un primer momento, lo que determinaría la necesidad de dependencias más amplias que las previstas en la actualidad.

Por este motivo, "se considera razonable que las necesidades de espacio y las consiguientes obras de adaptación de las instalaciones tuvieran en cuenta tal posibilidad o circunstancia".

En el momento de elaboración de este informe no estaba definida la ubicación de las sedes provinciales y en Ponferrada con varias posibilidades que van del alquiler de locales ajenos, el uso de locales de la Administración autonómica o de locales de disponibilidad de UGT, CCOO y Cecale, por lo que se no se ha cuantificado el coste relativo en el que habría que considerar las obras de adaptación.

El Serla prevé contratar paulatinamente más personal a lo largo de 2017 a medida que se vaya empezando a funcionar con los procedimientos individuales en cada provincia.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.