En un comunicado, explican que el presupuesto de las contratas de jardinería es de 12 millones de euros anuales, y la gestión de las mismas, a través de una empresa municipal como Emaya supondría este ahorro en concepto de IVA y beneficios empresariales.

Según censuran, entre otros incumplimientos, las empresas contratadas no cumplen los pliegos de condiciones, no prestan el servicio al ciudadano por el que se les paga, no tienen los medios personales, mecánicos y técnicos y no respetan los derechos constitucionales de libertad sindical.

Para el sindicato, todo esto se realiza con el objetivo de aumentar su margen de beneficios, "algo comprensible siendo empresas privadas" pero, añaden, lo que "no es tan comprensible", es que el Ayuntamiento, tras haber sido informado de todas estas irregularidades por CCOO "no haya detectado nada, en una sospechosa connivencia con las empresas".