Operación antiyihadista en Barcelona
Los Mossos d'Esquadra han detenido a varias personas en una operación, dirigida por el titular del juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, contra un grupo vinculado supuestamente al terrorismo yihadista. En la imagen, uno de los ocho arrestados. Quique García / EFE

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha enviado a prisión a dos presuntos yihadistas detenidos el pasado martes en Barcelona que han reconocido que estaban en el aeropuerto de Bruselas el día del atentado en marzo de 2016 y haberse reunido allí con el primo de los autores del ataque.

Estos dos hombres, Mohamed Lamsalak y Youssef Ben Hammou, que figuran entre los nueve detenidos el martes en la capital catalana, han reconocido que estaban cuando explotaron las bombas, pero han sostenido que viajaron a Bruselas para comprar un coche y que no conocían a los dos terroristas que se inmolaron, han informado fuentes de la Audiencia Nacional.

Según arrojan las investigaciones conjuntas de España y Bélgica, ambos llegaron a la capital belga el 16 de marzo y se marcharon el 23, un día después de los ataques simultáneos en el aeropuerto y el metro de Bruselas, que dejaron 32 fallecidos.

Aunque han negado su participación en los hechos, ambos han admitido al magistrado que estuvieron cinco de esos días con un primo de los hermanos autores de la masacre del aeropuerto, que es, han dicho, amigo suyo.

Los investigadores intentan dilucidar, según las mismas fuentes, si se trasladaron a la capital belga para financiar el atentado o facilitar la logística posterior.

Ataques en París

A estos dos hombres se les vincula también con el ataque a la sala Bataclan de París el 13 de noviembre de 2015.

De hecho, a uno de ellos, Hammou, se le ha incautado en su domicilio de la capital catalana una fotocopia de una hoja de Google Maps en la que está marcado el recorrido que hizo el terrorista de Bataclan huido de París, Salam Abdeslam, desde la localidad alemana de Searbruken hasta Bruselas, donde fue detenido el 18 de marzo de 2016.

Su arresto se produjo cuatro días antes de los atentados de Bruselas y se cree que fue precisamente esta detención la que precipitó los ataques.

Además, el primo de los dos terroristas inmolados que los arrestados fueron a visitar tenía en su domicilio las llaves de un piso de París que había sido utilizado por los terroristas que cometieron el atentado en la sala Bataclan.

Los dos han negado cualquier relación con el atentado de Francia, aunque los investigadores están analizando el material informático incautado, así como sus huellas y ADN, para intentar encontrar más indicios contra ellos.

Otros detenidos

El juez ha enviado a ambos a prisión incondicional por un delito de pertenencia a organización terrorista y a Lamsalak además le imputa tráfico de drogas.

También ha dictado prisión para otro de los nueve detenidos, Ahmed Aafoualah Beliuafz, por tenencia de armas y delito contra la salud pública.

Otros dos arrestados han ingresado en la cárcel pero porque estaban reclamados en dos causas de los juzgados de Cataluña, mientras que los cuatro restantes han quedado en libertad con comparecencias mensuales.

En los interrogatorios ha estado presente la juez belga que investiga los atentados de Bruselas y ha podido trasladar sus preguntas a los dos detenidos, a quienes también se vincula con personas relacionadas con los atentados del metro de Bruselas.

Fue esa jueza quien pidió a Velasco abrir diligencias después de que encontrara vínculos entre los presuntos responsables de aquel ataque y algunos de los arrestados en Barcelona.

Uno de los detenidos fue identificado en septiembre del pasado año en la sala Apolo de Barcelona en un concierto de Eagles of Death Metal, la banda que actuó en la sala Bataclan durante los atentados de 2015.