Protestas en Skopje
El líder de la Unión Socialdemócrata de Macedonia, Zoran Zaev, herido en las protestas en el Parlamento en Skopje. EFE

Al menos ocho personas han resultado heridas tras la ocupación Parlamento de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), por parte de miles de manifestantes, algunos de los cuales agredieron a varios diputados de la oposición, entre ellos al líder del partido socialdemócrata (SDSM), Zoran Zaev.

Finalmente la policía entró con equipos antidisturbios, gases lacrimógenos y granadas aturdidoras, varias horas después, para desalojar el edificio y evacuar a los diputados atrapados.

Los manifestantes entraron en la Cámara tras conocerse que el SDSM, junto con los tres partidos albaneses con representación parlamentaria, habían elegido a un nuevo presidente del Parlamento tras el fin de la sesión reglamentaria.

Tanto los socialdemócratas como la Unión Democrática para la Integración (DUI) y la Alianza para los Albaneses (BESA) anunciaron el nombramiento de Talat Xhaferi como nuevo presidente de la cámara.

"Golpe de Estado"

El partido en el Gobierno en funciones, el conservador VMRO-DPMNE, liderado por el ex primer ministro Nikola Gruevski, calificó esta elección de "golpe de estado" porque la sesión parlamentaria había terminado y porque desde las elecciones de diciembre no se ha podido constituir un Gobierno.

No obstante el propio Gruesvki aseveró que "la violencia no es la solución" y llamó a un cese de la tensión.

"Los ciudadanos no deben aceptar las provocaciones de los socialdemócratas y de aquellos que quieren sumir al país en una crisis más profunda", afirmó Gruesvki, que dijo que su partido se opondrá a través de mecanismos "legales, políticos y democráticos".

El presidente del país, Gjorge Ivanov hizo un llamamiento a la "calma y la no violencia", aunque incidió en que "todas las instituciones deben respetar la ley y la Constitución. Hoy en el Parlamento las leyes no se han respetado".

Ivanov convocó a los partidos a reunirse con él a lo largo del viernes para tratar de solucionar la crisis política que vive en país.

Dar el mandato

Desde hace casi dos meses Ivanov se niega a dar un mandato a los socialdemócratas y a los principales partidos de la minoría albanesa, a pesar de que los vencedores de las elecciones, los conservadores, fueron incapaces de forjar una coalición.

Ivanov argumenta que una alianza entre los socialdemócratas y los albaneses pondría en peligro la integridad del Estado, pues, en su opinión, esta coalición se ha establecido mediante la injerencia del primer ministro de Albania, Edi Rama.

Los socialdemócratas de Zoran Zaev y los partidos albaneses habían llegado a un acuerdo para otorgar más derechos a esta minoría que conforma el 25 % de la población de Macedonia.

Este pacto ha despertado los fantasmas de una federalización étnica del país, o incluso de la creación de un Gran Estado de Albania en los Balcanes.

En las elecciones anticipadas del 11 de diciembre, el partido conservador gobernante VMRO-DPMNE ganó con solo dos diputados de ventaja sobre el SDSM, pero no logró renovar una alianza con el que durante muchos años fue su socio de Gobierno, el DUI.

Condena de la UE

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, y el comisario europeo de Vecindad, Johannes Hahn, condenaron la invasión del Parlamento macedonio.

"Condenamos en los más fuertes términos el ataque en curso contra miembros del Parlamento en Skopje", entre ellos el líder del partido socialdemócrata (SDSM), Zoran Zaev, indicaron en un comunicado los responsables comunitarios.

Según dijeron, esos "actos de violencia" en el Parlamento son "completamente inaceptables", por lo que pidieron "calma y contención".