Fernando López Miras, candidato del PP a presidir la región de Murcia, no ha logrado este jueves, como estaba previsto, la mayoría absoluta necesaria para ser investido jefe del Ejecutivo, por lo tendrá que esperar a la votación del sábado para conseguir su objetivo con la anunciada abstención de Ciudadanos.

Tras el debate de investidura, que se ha prolongado buena parte de la jornada y en el que se ha comprometido a profundizar las reformas económicas de su antecesor, solo ha recibido el voto favorable de los 22 diputados del PP, mientras que el PSOE, Podemos y Ciudadanos (Cs) han votado en contra.

López Miras, candidato presentado por el PP tras la dimisión de Pedro Antonio Sánchez, se someterá a una segunda votación en 48 horas en la que le basta la mayoría simple de la Cámara.

En su discurso, el candidato se ha comprometido a "recuperar inmediatamente el rumbo" perdido por la inestabilidad institucional tras agradecer a Sánchez su dimisión y señalar que aguarda las resoluciones judiciales que le afectan a éste "sin ansiedad y con serenidad", y que actuará "en consonancia con ellas".

"Calentando la silla" de Sánchez

Entre sus compromisos, ha destacado su intención de bajar la tasa de paro hasta el 15 % en 2020, de exigir al Gobierno central que acabe con la "infrafinanciación" regional y de suprimir en 2018 el impuesto de sucesiones y revisar los tramos autonómicos de IRPF.

Para el portavoz del PSOE, Rafael González Tovar, el discurso de López Miras es "continuista" y confirma que Murcia va a ser la primera región con un "presidente marioneta que no infunde respeto ni confianza".

El portavoz de Podemos, Óscar Urralburu, ha sido muy crítico con López Miras, de quien ha dicho que no gobernará la región, sino que se limitará a "mantener el sillón caliente" a la orden de Sánchez.

El portavoz de Cs, Miguel Sánchez, ha pedido a López Miras que deje atrás el "pasado" y no se dedique a "calentar la silla" a su antecesor, sino que apueste por "mirar hacia delante".

Consulta aquí más noticias de Murcia.