Angela Merkel
 La canciller alemana, Angela Merkel, hace una declaración ante el Parlamento en Berlín (Alemania). EFE / CLEMENS BILAN

La canciller alemana, Angela Merkel, subrayó este jueves que antes de negociar con Londres cómo serán las futuras relaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido se deberán aclarar "de forma satisfactoria" los términos de su salida de la bloque comunitario, incluidas sus "obligaciones financieras".

En una comparecencia ante el pleno del Bundestag (cámara baja alemana) ante la cumbre de los 27 de este sábado, Merkel advirtió de que sólo se negociará "en ese orden, no al revés" y señaló que se veía obligada a decirlo "claramente" al tener la impresión de que "algunos se hacen ilusiones en el Reino Unido".

"Sería malgastar el tiempo", avisó la canciller antes de señalar también que un tercer país, como lo será el Reino Unido, "no puede tener ni tendrá los mismos derechos que un miembro de la UE".

Tras insistir en que sin avances en las cuestiones abiertas sobre la salida, incluidas las financieras, "no tiene sentido negociar sobre detalles de la futura relación", indicó al Gobierno de Theresa May que cuanto más rápido esté dispuesto a encontrar "soluciones constructivas", más rápido se podrá comenzar a hablar de un futuro acuerdo entre el Reino Unido y la UE.

Los 27 socios comunitarios, agregó, quieren una relación "buena, estrecha y de confianza" y apuestan por unas negociaciones "justas y constructivas"; no deseaban el brexit o salida del Reino Unido de la UE, pero respetan la decisión adoptada democráticamente por los británicos.

"Fuerte señal de unidad"

Merkel coincidió con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que las negociaciones políticas no podrán comenzar hasta después de las elecciones británicas del 8 de junio. El objetivo común, agregó, es lograr "el mejor resultado para Europa y sus ciudadanos" y el sábado los 27 deben dar una nueva "fuerte señal de unidad" y marcarán la hoja de ruta.

La canciller avanzó las tres prioridades de su Gobierno y destacó entre ellas la protección de los intereses de los alemanes que residen en el Reino Unido, alrededor de 100.000, y, en contrapartida, la presentación de una "oferta justa" para los británicos que viven en Alemania.

En segundo lugar garantizó que trabajará para evitar que el brexit perjudique a los sectores exportadores y subrayó asimismo la importancia de mantener la cooperación en áreas vitales como la seguridad y la defensa y la lucha contra el terrorismo.

Como tercera prioridad situó la necesidad de avanzar en la "historia de éxito excepcional" que supone la integración europea, para lo que abogó por la unidad de los 27 frente al brexit. Los socios comunitarios, afirmó, son conscientes de la complejidad de la tarea que tienen por delante, pero se han preparado bien para las negociaciones y están decididos a defender los valores europeos ante los retos que afrontarán.

Respuesta de May

Por su parte, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, ha afirmado que la postura de Merkel anticipa unas "duras" negociaciones sobre la futura salida del país de la Unión Europea (UE).

"Hemos visto los comentarios de la canciller Merkel. Dice que el Reino Unido se hace ilusiones sobre el proceso y que los veintisiete Estados miembro (de la UE) están de acuerdo (con ella)", señaló May en un acto de precampaña en Leeds, en el norte de Inglaterra.

Las palabras de Merkel demuestran "lo duras que van a ser las negociaciones en algunos momentos", indicó la primera ministra, que, según las encuestas, obtendrá una amplia mayoría en las elecciones generales anticipadas que ha convocado para el próximo 8 de junio.