La mujer, residente en el municipio malagueño de Torrox, denunció ante la Guardia Civil la desaparición de su hija, María Jimena Rico Montero, con la que no había podido contactar desde el pasado domingo cuando mantuvo una conversación telefónica en la que le explicó que se encontraba en la localidad turca de Samsun a punto de tomar un autobús con destino a Estambul.

La joven, que trabaja en Londres, había viajado unos días antes a Dubái junto a su pareja para visitar a la madre de ésta, pues la habían avisado de que se encontraba gravemente enferma, pero al llegar descubrieron que no era así y que, al parecer, todo era una estrategia del padre que había denunciado a su hija por homosexualidad.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación está colaborando con las autoridades turcas en las labores de búsqueda de la joven malagueña desaparecida.

Consulta aquí más noticias de Málaga.