Según informa la propia Archidiócesis, se han producido "discrepancias" entre la cantidad que la constructora entiende que el Arzobispado ha de abonarle y lo que ésta considera que ha de pagar teniendo en cuenta el "contrato cerrado suscrito en marzo de 2014".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.