Los hechos se conocieron cuando se recogió en la comisaría de Alsasua una denuncia en la que se hacía referencia al incidente, informando la denunciante que había visto a un vecino disparando a unos gatos de su propiedad. En 2016 ya había denunciado heridas en un gato provocadas por veinte perdigonazos, sospechando de la misma persona, ha explicado la Policía Foral en un comunicado.

Los agentes intervinientes citaron al presunto autor en comisaría y le tomaron declaración, a la vez que entregó el arma en depósito. La denunciante aportó también informe veterinario confirmando las heridas y factura.

Una vez completado el atestado, remitido al Juzgado de Instrucción nº 5 de Pamplona y a la Fiscalía de Medio Ambiente, el imputado deberá presentarse en una próxima citación judicial.

Consulta aquí más noticias de Navarra.