Mariano Rajoy Brey
Mariano Rajoy, en Brasilia este lunes. ARCHIVO

El tribunal de Gürtel ha explicado este lunes que el motivo de llamar como testigo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras rechazarlo en dos ocasiones, se debe a la falta de colaboración por parte de la representación del PP en el juicio, en el que se negó a declarar en su condición de responsable civil.

Así lo indican los magistrados José Ricardo de Prada y Julio de Diego en el auto en el que explican por qué deciden llamar a declarar al presidente del Gobierno "ante el tribunal" con "las previsiones necesarias en cuanto a su citación para evitar perturbar el adecuado ejercicio de su cargo".

El tribunal ha decidido renovar la petición ya que "el Partido Popular se negó a prestar ninguna declaración respecto de los hechos". "Por lo tanto, la situación en la que se encuentra el tribunal es muy diferente a la de antes del inicio de las sesiones del juicio o la posterior cuando tampoco no se había practicado suficientes pruebas para llegar a determinadas conclusiones, que son las que nos mueven ahora a considerar que la prueba deba admitirse en este momento", explica el auto.

En cuanto al régimen jurídico aplicable a esta declaración, recuerdan que su citación no es por su condición de presidente del Gobierno sino por haber ostentado el cargo de secretario general del PP cuando sucedieron los hechos que se están juzgando y que abarca el periodo entre 1999 y 2005.

Por ello creen aplicable en este caso los artículos 702 y 703 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim), "debiendo comparecer el testigo ante el tribunal en la fecha que se señale", aunque por la razón de su ocupación actual podría hacerlo desde su despacho "para evitar perturbar el adecuado ejercicio de su cargo".

Sugieren la videoconferencia

El auto adjunta el voto particular discrepante del presidente del tribunal, Ángel Hurtado, que se opuso a esta citación y ahora ha sugerido que Rajoy lo haga por videoconferencia con el fin de evitar "hacerle pasar por la exposición pública, que es verle llegar y estar en la Audiencia Nacional".

"No debería dejarse de lado a la hora de practicarla (la prueba testifical) y, una manera con la que se evitaría contribuir a él, sería si, en lugar de que compareciera ante este Tribunal el testigo, se le tomara declaración desde otro lugar, sin tener que hacerle pasar por la exposición pública, que es verle llegar y estar en la Audiencia Nacional", destaca el razonamiento del magistrado.

La decisión de citar a declarar a Rajoy por los cargos que ostentó en las citadas fechas en el PP se tomó por mayoría de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, debido a que el PP, considerado a título a partícipe lucrativo, se negó a declarar en el juicio.