Así, el Tribunal popular lo considera culpable de un delito de asesinato, de otro de lesiones graves con alevosía y de tenencia ilícita de armas. Tras la lectura del veredicto, la Fiscalía ha solicitado un total de 21 años de cárcel.

El jurado no ha estimado las atenuantes planteadas por la defensa, después de que el acusado declarara que no recordaba nada de lo sucedido tan sólo que consumió alcohol y drogas; ni tampoco se muestra a favor de indulto o suspensión de la condena.

Según el escrito del ministerio fiscal, sobre las 06.50 horas del 31 de mayo de dicho año tuvo lugar una disputa y el acusado, de 20 años entonces, "de modo repentino y sin motivo aparente, agredió sucesivamente" primero a un joven de 19 años y luego a otro, de 25 años, con un objeto punzante.

Así, se indica que, supuestamente, al primero le dio "un corte en el cuello", falleciendo días más tarde; y al otro, tres. Tras lo que "emprendió la huida" y fue detenido por la Policía Local a varios metros del lugar. En el cacheo, los agentes le encontraron en el cuerpo escondida una navaja, con restos de sangre.

Consulta aquí más noticias de Málaga.