Rubalcaba comparecía en la Cámara Baja para informar sobre el grado de cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión de Investigación del 11-M, que según el titular de la cartera de Interior se han respetado, como en el caso de la mejora de ayudas a las víctimas, a las que el Estado ha pagado ya 65 millones de euros.

Para el ministro, se ha producido una gran mejora de la seguridad del Estado frente al terrorismo, segunda recomendación de la Comisión, con un incremento de efectivos que ha llevado a la detención de más de 300 personas vinculadas al integrismo islámico.

'Hoy estamos mejor preparados para combatir cualquier tipo de terrorismo de lo que estábamos hace tres años y medio, el de ETA y también el terrorismo internacional', añadió Rubalcaba, con lo que se cumpliría la recomendación genérica más importante de la Comisión.

El ministro aseguró que también se ha llevado a la práctica la tercera recomendación de mejora de la coordinación y la cooperación antiterrorista, tanto de las fuerzas de seguridad nacionales, como a nivel internacional.

Rubalcaba ha emplazado a las fuerzas políticas a 'sumar fuerzas' para que 'el horror del 11-M no se vuelva a repetir', unión que aseguró es el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas.

El Partido Popular, sin embargo, puso en duda la veracidad de este emplazamiento que, según el diputado Jorge Fernández Díaz, se contrapone a las calumnias y mentiras que tanto el mismo Rubalcaba, como el secretario general del PSOE, José Blanco, dedicaron en su opinión al PP tras la publicación de la sentencia el pasado miércoles.

Fernández Díaz afirmó que su grupo acata 'absolutamente' la sentencia, pero ha instado al PSOE a 'no repetir' la utilización del atentado para ganar las elecciones, puesto que con el fallo de la Audiencia Nacional, según el PP, es obvio que el envío de tropas a Irak no estuvo relacionado con los atentados.

El ministro del Interior se limitó a calificar la intervención del diputado del PP de 'penosa', tras recordarle que fue su grupo el que, desde un principio, sostuvo la implicación de ETA, que, como 'sí se ha demostrado', no estuvo relacionada.