Derribo en la Cañada Real 214
Derribo en la Cañada Real
La Policía ha desalojado una vivienda construida ilegalmente en la Cañada Real, a su paso por Vicálvaro.
El desmantelamiento de la casa se produjo por orden judicial y de forma pacífica ya que los inqulinos la habían abandonado antes.

Por otra parte, La Policía Municipal quiere saber si el Imán de la zona más deteriorada del poblado de la Cañada Real, en terrenos del distrito de Vallecas, está instruyendo a menores de la zona para que aprendan a elaborar cócteles molotov en previsión de un nuevo desalojo policial, según publica hoy el diario ABC.

Las investigaciones, según el diario, tienen su origen en la revuelta popular que se originó tras el desalojo y derribo de una vivienda ilegal en la Cañada Real el pasado 18 de octubre.
Las investigaciones tienen su origen en la revuelta popular que se originó tras el desalojo y derribo de una vivienda ilegal en la Cañada

En este sentido la comunidad musulmana se defendió rotundamente negando el nacimiento de un sentimiento yihadista.
En la Cañada Real hay dos mezquitas, aunque sólo una centra las investigaciones policiales hasta ahora.
Según ABC , en los disturbios de octubre hubo varios menores implicados. De hecho, uno de ellos fue acusado de la herida que sufrió en la mandíbula un agente de la Policía Nacional.

Sin embargo, el menor no ha sido procesado por la Fiscalía, ya que no se demostró su implicación en los hechos.

El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, señaló la pasada semana que el mensaje que enviaron los habitantes de la Cañada Real es que "administran la justicia por su cuenta y detentan el orden público".

Gallardón ha pedido la creación de una comisión mixta, integrada por Comunidad, Ayuntamiento y Delegación de Gobierno para tratar el problema de los asentamientos ilegales en la Cañada Real.

De momento, la Comunidad de Madrid ha anunciado que enviará "en los próximos días" agentes forestales para evitar que más personas instalen sus viviendas en esa zona.

Hace pocos días un informe de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid reconoce que en la Cañada Real hay "viviendas", no chabolas.
Esta circunstancia podría evitar más derribos, pues la normativa impide que se derriben casas. De momento, sobre la Cañada Real penden unas 100 órdenes de desalojo.