El diputado de Sostenibilidad de la Diputación de Málaga, Francisco Delgado Bonilla, ha entregado los equipos a representantes municipales, y ha animado a los municipios a que incluyan la adquisición de estos aparatos en sus solicitudes del Plan de Asistencia y Cooperación.

Así, como establece el decreto 22/2012 de 14 de febrero de la Junta de Andalucía, que regula el uso de dichos desfibriladores fuera del ámbito sanitario, estos aparatos semiautomáticos son obligatorios en determinados espacios públicos y de gran concurrencia, y determinantes para identificar las arritmias de una persona y para una descarga eléctrica eficaz para restablecer el ritmo cardiaco, con altos niveles de seguridad.

Estos aparatos se destinan a espacios y establecimientos de superficie superior a 2.500 metros cuadrados, además de a zonas públicas, deportivas y exteriores con aforos superiores a 5.000 personas, según han informado desde la Diputación a través de un comunicado.

También son obligatorios en espacios públicos con afluencia media diaria de más de 5.000 personas y en espacios deportivos cerrados de afluencia diaria de más de 500 personas.

Por otra parte, Delgado Bonilla ha destacado que, además de la compra de los desfibriladores, la Diputación de Málaga, a través de la Escuela Provincial de Protección Civil, lleva a cabo cursos de formación sobre el uso de estos equipos.

Hasta ahora, unas 1.200 personas han participado en actividades formativas de este tipo, que continuarán realizándose por parte de la Delegación de Sostenibilidad sin costo alguno para los municipios.

Consulta aquí más noticias de Málaga.