Canaletto, Venice: The Bacino di S. Marco on Ascension Day, c.1733-4
La plaza de San Marcos en el día de la Ascensión, una de las más famosas 'vedutas' de Canaletto Royal Collection Trust © Her Majesty Queen Elizabeth II 2016

El pintor veneciano del siglo XVIII, Giovanni Antonio Canal, más conocido por Canaletto (1697-1768), es sobre todo admirado por la precisión de perspectiva y realismo de sus visiones urbanas. Los cuadros, que dieron lugar al subgénero paisajístico del vedutismo (del italiano veduta, vista), fueron panorámicas concebidas como recuerdos y pasaron a la historia, por su extraordinaria fidelidad, como las primeras tarjetas postales.

Hasta ahora era creencia común que el maestro, un superdotado en la recreación de detalles y perspectivas, usaba para ser fiel a la realidad una cámara oscura, un instrumento óptico que permite obtener una proyección plana de una imagen externa sobre la zona interior de la superficie del ingenio y que fue uno uno de los dispositivos ancestrales que condujeron al desarrollo de la fotografía.

Aunque hay constancia de que el gran maestro sí uso el artilugio en algunas ocasiones —como en estos cuatro apuntes de la catedral de San Juan San Pablo—, no lo hizo en la mayoría de sus obras mayores, las impresionantes panorámicas del Gran Canal. La certeza ha sido anunciada por los gestores de la colección de arte de la Reina de Inglaterra, dueña de una de las mejores selecciones de Canaletto.

Durante la preparación de la exposición Canaletto & the Art of Venice (Canaletto y el arte de Venecia), que se celebra en la Galería de la Reina del Palacio de Buckingham hasta el 12 de noviembre, los expertos han analizado con fotografía infrarroja los dibujos del artista y han puesto en duda por vez primera el uso de la cámara oscura.

Solo carbono de lápiz o tiza

Ampliamente empleado para analizar pinturas, las técnicas fotográficas infrarrojas no se usan a menudo sobre trabajos en papel, pero los conservadores de la Colección Real emplearon una cámara especial para examinar los trabajos a pluma y tinta que Canaletto usaba como apuntes y bocetos antes de enfrentarse al lienzo. Algunos materiales de los dibujos, entre ellos la propia tinta, son transparentes a las longitudes de onda infrarrojas y la cámara sólo detectó la presencia de carbono en tiza o dibujo a lápiz.

Visión extraordinaria de las prácticas artísticas de Canaletto Las imágenes de los análisis han descubierto marcas previamente ocultas en el papel, dando una "visión extraordinaria" de las prácticas artísticas de Canaletto, dicen los responsables de la exposición. Las fotos infrarrojas de seis dibujos del Gran Canal, incluyendo el famoso boceto de 1734 del tramo central de la vía acuática, revelan que el artista usaba con profusión el lápiz.

Reflejos de nubes y ondulaciones sobre el agua

Los infrarrojos muestran cómo el artista abocetó los detalles de los edificios con meticulosa precisión, trazando en chimeneas, fachadas y ventanas. Usando una regla, Canaletto extendió las líneas arquitectónicas hacia la superficie del agua para pintar los reflejos de los edificios y, con las líneas de lápiz como guía, pintar luego dibujó a pluma y tinta detalles, nubes y ondulaciones sobre el agua.

Hasta ahora se creía que Canaletto utilizaba casi siempre una cámara oscura para lograr la precisión casi topográfica en su trabajo. Precursor de la cámara moderna, el dispositivo permitía a los artistas trazar una imagen invertida de cualquier paisaje o panorama, formada por rayos de luz que pasan a través de un pequeño agujero en una caja.

El artista manipulaba escenas, moviendo características arquitectónicas y edificios enteros  Las vistas de Canaletto de Venecia fueron admiradas por ser "representaciones verdaderas de la ciudad". Sin embargo, las imágenes infrarrojas "han descubierto hasta qué punto el artista manipuló la escena", moviendo características arquitectónicas y edificios enteros para "crear composiciones más equilibradas".