La búsqueda del hombre que mató a un desconocido en Cleveland (Ohio, EEUU) y colgó el vídeo en Facebook ha culminado este martes en el Estado de Pensilvania, en Estados Unidos, después de que la Policía de ese Estado lo encontrase muerto.

La llamada de un vecina al 911 (teléfono habilitado para su búsqueda) alertó a los agentes que se había disparado a sí mismo. "Está muerto... Oh, Dios mio", decía la mujer. En otra llamada al mismo número y de ese mismo día, un hombre informó: "Alguien en frente de mi casa se ha disparado ... Está inconsciente, está muerto."

"Steve Stephens fue detectado esta mañana por miembros de la Policía Estatal de Pensilvania en el condado de Erie. Tras una breve persecución, Stephens se suicidó de un disparo", indicó la Policía estatal de Pensilvania en la red social Twitter.

La alerta de su búsqueda había sido ampliada horas antes a todo el país. Asimismo, el jefe de Policía de Cleveland, Calvin Williams, dijo en una rueda de prensa que han recibido más de 400 llamadas con pistas sobre el caso de Steve Stephens, que el domingo pasado presuntamente mató de un tiro a un anciano seleccionado al azar mientras lo grababa en un vídeo que difundió en la red de Facebook.

No obstante, Williams dijo que no tienen un idea clara de dónde se encuentra Stephens y que están recibiendo "llamadas de todas partes del país, incluso desde Texas". Pete Elliot, de la policía federal de los Marshalls, aseguró que según su experiencia personal solo había dos posibilidades: "que estuviera muerto en algún sitio o que alguien le estuviera dando cobijo en algún lugar".

Stephens subió a Facebook un vídeo en el que acababa de un tiro con la vida de Robert Godwin, a quien eligió supuestamente al azar, mientras que en otros vídeos en la red social aseguraba haber matado a una docena de personas y que iba a seguir con los asesinatos debido a un despecho amoroso.

El Buró Federal de Investigación (FBI) había ofrecido una recompensa de 50.000 dólares por información que pueda ayudar a la captura de Stephens y había incluido al sospechoso en la lista de los criminales más buscados del país.

Despecho amoroso

Stephens, de 37 años y vecino de Cleveland, había escrito en su cuenta de Facebook antes del asesinato que quería matar y en sus mensajes culpaba a su exnovia, a la que identifica como Joy Lane, de las atrocidades que planeaba cometer.

En un primer momento, Stephens subió dos vídeos: uno hablando de la intención de matar y el del asesinato de Godwin. Posteriormente, realizó emisiones en directo en Facebook Live, en las que confesó el homicidio. Facebook tardó dos horas en identificar el vídeo del asesinato y bloquear la cuenta del autor, algo que la red social prometió que tratará de hacer de manera más rápida y eficiente en el futuro, entre otras cosas, mediante el uso de inteligencia artificial. La empresa asegura, no obstante, que bloqueó el acceso al contenido tan solo 23 minutos después de que los usuarios lo marcaran como inapropiado.

La Policía de Cleveland había difundido varias fotografías del sospechoso, un hombre calvo y con barba abundante, que en el momento del asesinato llevaba una camiseta de rayas azules y negras y que conduce un vehículo Ford blanco. Además, la exnovia del sospechoso estaba colaborando con las autoridades para localizar a Stephens.

El presunto asesino se comunicó brevemente con la Policía, quien llegó a localizar el origen de una llamada en Pensilvania el domingo pasado, donde fue perseguido y finalmente se suicidó.