Jorge Fernández Díaz en el Congreso
Jorge Fernández Díaz en el Congreso EUROPA PRESS

Los trabajos de la Comisión del Congreso, que investiga el supuesto uso político de los medios del Ministerio del Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz, se han bloqueado y no habrá nuevos comparecientes de momento, prolongando su labor hasta diciembre, sin que se haya fijado fecha para la próxima reunión.

Tras una reunión "animada", como la ha definido el presidente de la Comisión Mikel Legarda, del PNV, el encuentro ha concluido sin acuerdo alguno y con reproches mutuos entre los grupos, que se han culpado unos a otros de boicotear la continuación de los trabajos.

Sin que haya quedado clara la responsabilidad de cada uno en ese bloqueo, lo cierto es que lo que en principio parecía posible, que se acordara la comparecencia —a petición de PSOE y Ciudadanos— del exdirector general de la Policía Ignacio Cosidó, tampoco ha salido adelante, y menos la de los miembros de la conocida como "policía política".

Así las cosas, lo único que parece claro es que la Comisión continuará hasta diciembre y que se esperará a la información que tienen que aportar los distintos organismos, como el Ministerio del Interior o la Oficina antifraude de Cataluña. Documentos que volverán a exigirse desde los letrados de la Comisión porque, según Legarda, los recibidos son "escasísimos". Después, vendría, si llega, una segunda fase: la de petición de comparecencias.

Impulsada por el PSOE y los nacionalistas catalanes y vascos, con el apoyo de otros grupos, la Comisión se creó a raíz de la difusión por parte del diario digital Público de las conversaciones, grabadas por no se sabe quién ni cómo, de Fernández Díaz y De Alfonso, en las que hablaban de posibles investigaciones a dirigentes de ERC y CDC implicados en el proceso soberanista.