Casi un año después de la muerte del cantante Prince, las causas que condujeron a su muerte todavía están siendo investigadas. Según los documentos que tiene en su poder el Tribunal de Distrito del Condado de Carver, los botes de medicamentos que tenía el artista en los que supuestamente había oxicodona, un analgésico, contenían fentanil, una droga sintética 50 veces más potente que la heroína, según informan medios locales como el Star Tribune.

Este medicamento sería la causa de la sobredosis que acabó con su vida el 21 de abril de 2016. Seis días antes, el artista se sintió enfermo en un avión mientras volvía a su casa de un concierto en Atlanta y fue hallado inconsciente dentro de la nave, según fuentes anónimas.

Según la declaración jurada del médico que recetó oxicodona a Prince, lo hizo a nombre de un amigo del cantante, Kirk Johnson con la intención de proteger su intimidad.

El diario The Wall Street Journal publica que durante los registros en la casa del cantante tras su muerte se hallaron más de cien pastillas y adelanta que los investigadores tienen el foco puesto en el guardaespaldas de confianza de Prince, así como el médico que recetó los opiáceos.

Las autoridades no han encontrado un culpable para la muerte del artista de Minneapolis, pero la investigación sigue abierta, centrándose en si Prince sabía qué medicamentos tomaba y quién le suministró la droga.