Una niña que estaba matriculada en una escuela infantil en Aravaca ha muerto tras sufrir un accidente en el centro el pasado día 5 de abril, según han informado fuentes de la Consejería de Educación.

La menor murió asfixiada al quedar su cabeza atrapada entre uno barrotes blancos de madera que bordean la piscina del centro.

Hasta el lugar acudió una ambulancia del Summa-112, que encontraron a la pequeña rodeada de cuidadores en parada cardiorrespiratoria y situación crítica sin conocer el tiempo que llevaba en esa situación.

Mientras le practicaban maniobras de reanimación le trasladaron a la Urgencias de la Fundación Jiménez Díaz. Sin embargo, la menor no logró recuperarse y falleció este fin de semana. No obstante, hasta anoche el cadáver de la niña no fue trasladado al Instituto Anatómico Forense.

Un juzgado ha abierto diligencias por la muerte de la niña.

Consulta aquí más noticias de Madrid.