Un nuevo edificio de apartamentos de lujo inaugurado en Houston (Texas), la Market Square Tower, se ha convertido en las últimas semanas en un fenómeno viral gracias a su sorprendente piscina.

Aunque los atractivos del rascacielos son muchos –posee sala de cine, pista de baloncesto, simulador de golf, sala de póker, sauna...– nada ha llamado tanto la atención de los internautas como la espectacular piscina situada en la azotea del edificio.

El motivo es que una pequeña parte de la misma está suspendida a una altura de 153 metros (en la planta 40). Esta pequeña extensión de la piscina posee un fondo y una pared de cristal de 20 centímetros de grosor que proporcionan a los nadadores unas espectaculares vistas y una impactante sensación no apta para acrofóbicos.

Por la noche, la imagen es aún más impactante, ya que la piscina se ilumina con luces azules, lo que hace que sea mucho más llamativa también vista desde abajo del edificio.