Eutanasia
El debate sobre la eutanasia sigue vivo en la mayoría de los países. GTRES

El italiano Davide Trentini, de 53 años, y enfermo de esclerosis múltiple ha sido ayudado a morir este jueves en una clínica suiza después de ser acompañado por la asociación Luca Coscioni, que se bate por introducir el derecho a la eutanasia en Italia.

Se trata de un nuevo caso de elección de morir en una clínica suiza, como hizo a principios de marzo Fabiano Antoniani, de 39 años, que quedó ciego y tetrapléjico tras un accidente automovilístico y cuya decisión reabrió el debate en el país.

La noticia de la muerte de Trentini la ha comunicado Mina Welby, esposa de Piergiorgio, activista a favor de la eutanasia y presidente de la asociación Luca Coscioni, y que murió al decidir que le desconectasen del respirador artificial que le mantenía con vida.

"Ciao Davide, ha sido un deber ayudarte", escribió en su cuenta de Twitter Marco Cappato, miembro del partido radical y presidente de la asociación Luca Coscioni, y que en marzo fue quien se ocupó de acompañar al otro italiano a Suiza.

A Trentini se le diagnosticó la esclerosis en 1993 y cuando empeoró su salud fue asistido durante unos años por su ex compañera sentimental y después se ocupó de él su madre, de 73 años.

Proyecto de ley paralizado

Hace algunas semanas, llegó al Parlamento italiano para su debate el proyecto de ley que establece el testamento biológico, pero su proceso de aprobación se encuentra en estos momentos detenido.

El texto prevé la posibilidad de disponer de un testamento biológico, vinculante para el médico y los familiares y que incluya la posibilidad de renunciar a la nutrición e hidratación artificial.

El proyecto de ley no prevé la petición de la sedación profunda terminal, que lleva a la muerte del paciente, ni el llamado suicido asistido o la despenalización de la asistencia médica a la muerte voluntaria, es decir la eutanasia activa.