Así, según los datos analizados por la Asociación DOM3, durante 2016 se construyeron un centenar de viviendas de alta calidad. Cada una de estas actuaciones supone la movilización de unas 30 empresas y profesionales de diversa índole: agencias inmobiliarias, bancos, abogados, notarios y registradores, arquitectos, ingenieros, delineantes, topógrafos y decoradores, entre otros.

Además, una vez concluida la construcción de la casa, los propietarios contratan personal de mantenimiento y de servicio doméstico, empresas de seguridad, pagan impuestos de recogidas de basuras e IBI, según han asegurado desde DOM3.

Por tanto, la construcción de una sola vivienda considerada de alta gama, que es aquella que genera un coste de edificación superior al millón de euros, supone la creación de una pyme.

En términos de creación de empleo, la construcción de una vivienda de estas características puede llegar a crear más de 50 empleos directos y otros 150 indirectos y generar volúmenes de inversión medios de unos cuatro millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Málaga.