Bebé, recién nacido
Bebé. PIXABAY

La justicia británica dio permiso este martes a los médicos para desconectar del soporte vital a un bebé de ocho meses, en contra de la voluntad de sus progenitores. Según recoge El Nuevo Herald, los padres querían acudir con su hijo, que padece una enfermedad rara, a un tratamiento que esta en fase de prueba.

En cambio, desde el hospital Great Ormond Street de Londres creen que es el momento de que el bebé reciba cuidados paliativos ante el mal que sufre. Los padres, en palabras de su abogada, están "destrozados".

El juez Nicholas Francis dijo que tomó su decisión "con la mayor de las tristezas", pero asegurñió que tiene "la absoluta convicción" de estar haciendo lo mejor para el menor, puesto que considera que "merece una muerte digna".

El juez agradeció a los padres "su valiente campaña"

El magistrado tuvo también palabras para los padres de Charlie -así se llama el niño- a quien quiso agradecer "su campaña valiente y digna" para poder "dar la mayor dedicación posible a su hijo".

Charlie tiene una forma de enfermedad mitocondrial que causa el debilitamiento progresivo de los músculos y daños cerebrales. Los médicos han apuntado que ya ha perdido la vista y el oido.

Los padres habían recaudado casi millón y medio de euros en donaciones para poder hacer frente al tratamiento que tenían previsto.


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/article143943229.html#storylink=cpy