La diplomacia triunfó
Mercedes Calleja, de Galápagos (Guadalajara) recibe un abrazo del presidente francés Nicolás Sarkozy. EFE

La familia de Mercedes Calleja, la azafata natural de Galápagos (Guadalajara), quien estuvo detenida junto a otras dieciséis personas en Chad, ha recibido con "descanso y mucha alegría" la noticia de que la joven ha quedado en libertad y llegó ayer a Madrid.

Así lo ha asegurado José Contreras, primo de Mercedes, tras conocerse que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, había despegado de Chad con las cuatro azafatas españolas detenidas en ese país acusadas de complicidad en un intento de secuestro de 103 niños por parte de la ONG Arca de Zoé.

"...Como la copa de un pino"

El familiar ha insistido en que Mercedes "no ha hecho nada" y ha comentado que ""supone una verdadera maravilla" saber que se encuentra de vuelta con su familia en España.

Mercedes es una profesional como la copa de un pino y nos consta al cien por cien que ella sólo ha ido a ese país a realizar su trabajo

"Mercedes es una profesional como la copa de un pino y nos consta al cien por cien que ella sólo ha ido a ese país a realizar su trabajo", ha dicho José Contreras, quien ha reiterado que la familia, especialmente la madre de la joven, ha estado "muy preocupada".

Por su parte, el alcalde de Galápagos, Carlos de la Fuente, ha mostrado su júbilo por el regreso y ha manifestado que "no dudábamos que la tripulación del avión no tenía nada que ver en el presunto tráfico de niños".

"Nos alegramos muchísimo de que Mercedes y el resto de la tripulación regresen sin ninguna complicación", ha declarado De la Fuente, quien no ha podido contactar para interesarse con los familiares más directos de Mercedes, pero sí lo ha hecho con primos de la azafata, a los que transmitió el ofrecimiento de ayuda del Gobierno regional.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GUADALAJARA.