Carretera, tráfico, coches, atascos, vehículos, autovía, operación salida
Carretera, tráfico, coches, atascos, vehículos, autovía, operación salida. EUROPA PRESS

La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene ya listo el dispositivo especial para regular los casi 15 millones de viajes que se realizarán en Semana Santa, en el mayor "éxodo" del año que comenzará a las tres de la tarde de mañana y concluirá a las doce de la noche del lunes 17 de abril.

Según los datos de la DGT, se producirán 14,8 millones de desplazamientos -300.000 más de los previstos el año pasado- en un período muy corto de tiempo, con orígenes y destinos similares: zonas turísticas de costa, lugares de segunda residencia, poblaciones con actos religiosos y zonas de montaña.

Durante la Semana Santa del año pasado, 41 personas perdieron la vida en las carreteras españolas, siete más que las registradas en el mismo período en 2015.

Los datos de siniestralidad de lo que va de año son más alentadores, puesto que durante el primer trimestre se registraron 252 víctimas mortales en las carreteras, 22 menos que entre enero y marzo de 2016.

La DGT pondrá en marcha un dispositivo para garantizar la seguridad y fluidez de los desplazamientos, con un operativo que incidirá en el mayor control en las carreteras secundarias, sobre todo de la velocidad, el consumo de alcohol y drogas y el uso del cinturón o el casco.

A las tres de la tarde de este viernes arrancará la primera fase de la operación salida, que se extenderá hasta la medianoche del domingo 9, un primer fin de semana en el que se prevén 3,8 millones de desplazamientos.

La segunda comenzará el miércoles 12, menos en Cataluña que esperará hasta el día siguiente, fecha para la que se prevé el mayor incremento en el número de desplazamientos debido a la gran cantidad de ciudadanos que comienzan sus vacaciones.

Ésta se alargará hasta la medianoche del lunes 17 de abril con la operación retorno, que comprenderá desde el sábado por la tarde y se prolongará durante todo el domingo y el lunes, festivo en Baleares, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra, País Vasco y La Rioja.

El dispositivo buscará "regular, vigilar y velar" por la seguridad de los conductoresEl dispositivo buscará "regular, vigilar y velar" por la seguridad de los conductores, para lo que contará con los servicios de todos los agentes disponibles de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, así como con más de 13.000 empleados de las empresas de conservación y más de 800 funcionarios y personal técnico especializado.

Para ello, desde la DGT recuerdan que habrá "tolerancia cero a alcohol y drogas", lo que conllevará un aumento en los controles preventivos, así como con "el cumplimiento de las velocidades límite" establecidas en las carreteras y con la "vigilancia del uso del cinturón de seguridad".

Además, intensificará la vigilancia de las carreteras secundarias con medios terrestres y aéreos, en los que se incluyen los 12 helicópteros de los que dispone la DGT.