Según ha indicado el delegado de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta, Manuel Carmona, con estos incentivos se sigue poniendo de manifiesto "la fuerte apuesta del Gobierno andaluz por el empleo en las personas con discapacidad, un colectivo que sigue soportando unas altas cifras de desempleo en la provincia".

Asimismo, ha insistido en que la Junta fomenta el empleo entre este colectivo para avanzar en la igualdad de oportunidades "y en la promoción de su integración laboral como elemento clave para elevar su calidad de vida" y ha destacado que el pasado año la Junta destinó en Córdoba 4,3 millones de euros para el mantenimiento de más de 1.500 puestos de trabajo de personas con discapacidad en 44 centros especiales de empleo de la provincia.

Estos incentivos agrupan siete líneas, cinco en régimen de concurrencia no competitiva para contratación, mantenimiento y adaptación, y otros dos en la modalidad competitiva para apoyo, orientación y preparación. En total, está previsto apoyar la creación de 1.400 empleos y el mantenimiento de otros 11.780 en Andalucía.

El plazo para presentar las solicitudes finaliza el próximo 4 de mayo, y los formularios de solicitud se pueden obtener en 'http://juntadeandalucia.es/organismos/empleoempresaycomercio/sae' o en la sede del Servicio Andaluz de Empleo (SAE).

Se convocan, por un lado, cinco líneas de incentivos para el fomento del empleo de personas con discapacidad, en régimen de concurrencia no competitiva. Entre estos, se establecen tres ayudas para los Centros Especiales de Empleo, empresas que, al objetivo principal de realizar un trabajo productivo, se une la acción social de ser un medio de integración.

Por ello, la plantilla de estos centros debe estar conformada al menos en un 70 por ciento por personas declaradas con discapacidad en un grado igual o superior al 33 por ciento.

La primera línea de incentivo consiste en una ayuda a la creación de empleo estable de personas con discapacidad, y establece subvenciones de 12.021 euros para la contratación tanto a jornada completa como parcial con carácter indefinido, así como la transformación en indefinido de contratos temporales siempre que suponga un incremento sobre la plantilla de referencia. En el caso de los contratos indefinidos a tiempo parcial, la ayuda se reduce proporcionalmente a la jornada, con un mínimo de 18 horas a la semana.

La orden establece también una segunda línea de incentivo para el mantenimiento de los puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad en centros Especiales de Empleo entre el 1 de diciembre de 2015 hasta el 31 de diciembre de 2016, tanto a tiempo completo como a tiempo parcial, cuya cuantía será el equivalente al 50 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional por cada mes en el que el puesto se encuentre ocupado a tiempo completo.

La tercera línea de incentivo está dirigida a la adaptación de puestos de trabajo y a la eliminación de barreras arquitectónicas en Centros Especiales de Empleo, de manera que se establece una ayuda de 1.804 euros para la adaptación de los puestos de trabajo y la dotación de equipos de protección personal, así como una ayuda que podrá alcanzar hasta el 80% del coste de la inversión realizada para la eliminación de barreras arquitectónicas, con un límite máximo de 30.000 euros.

La resolución recoge una cuarta línea de incentivo dirigido a financiar la creación de empleo indefinido de las personas con discapacidad en empresas ordinarias, que oscila entre 4.750 euros por cada nuevo contrato a jornada completa, y 3.907 euros por la transformación de contrato de duración determinada en indefinido.

Igualmente, se incluye una quinta línea de ayudas destinada a financiar la adaptación de puestos de trabajo o la dotación de equipos de protección personal, con la finalidad de evitar accidentes laborales, o sufragar la eliminación de barreras u obstáculos que dificulten el trabajo de las personas con discapacidad contratadas en empresas ordinarias. En este caso se trata de una ayuda de 901,52 euros por cada contratación indefinida formalizada que requiera adaptación del puesto.

AYUDAS EN RÉGIMEN DE CONCURRENCIA COMPETITIVA

Se ha abierto también la convocatoria, en régimen de concurrencia competitiva, de las subvenciones dirigidas a financiar unidades de apoyo a la actividad profesional de personas con discapacidad en los Centros Especiales de Empleo, y otra línea de ayudas al empleo con apoyo de las personas con discapacidad, como medida para su integración laboral en el sistema ordinario de trabajo.

La primera de ellas tiene como objetivo compensar económicamente a los Centros Especiales de Empleo el desarrollo de acciones que ayuden a superar barreras, obstáculos o dificultades que las personas trabajadoras con discapacidad tienen en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo, así como la permanencia y progresión laboral en el mismo.

Para ello, se establece una ayuda de 1.200 euros anuales para financiar los costes salariales y de Seguridad Social derivados de la contratación indefinida de los preparadores laborales que se contratarán. Está prevista la contratación de unos 1.200 trabajadores.

El segundo incentivo consiste en una ayuda al empleo con apoyo de las personas con discapacidad, que tiene como objetivo facilitar la adaptación social y laboral de estos trabajadores que tienen especiales dificultades de inserción laboral en empresas ordinarias, y en condiciones similares al resto de los trabajadores que desempeñan puestos equivalentes.

La ayuda se destina a financiar la contratación de preparadores laborales especializados durante el período de desarrollo del proyecto de empleo con apoyo, que contempla acciones de orientación y acompañamiento individualizado en el puesto de trabajo.

80 PREPARADORES LABORALES

En total, Empleo tiene previsto financiar estas contrataciones con una inversión de dos millones de euros, lo que va a permitir atender en estos proyectos a alrededor de 230 personas con discapacidad y la contratación de 80 preparadores laborales.

Podrán promover estos proyectos de empleo con apoyo asociaciones, fundaciones y otras entidades sin ánimo de lucro que suscriban el correspondiente convenio de colaboración con la empresa que va a contratar a los trabajadores con discapacidad; los Centros Especiales de Empleo, así como las empresas del mercado ordinario de trabajo, incluidos los trabajadores autónomos que contraten a trabajadores con discapacidad beneficiarios de dichas acciones.

La cuantía de estas segundas ayudas varía en función del número de trabajadores y el tipo y grado de discapacidad, desde los 6.600 euros anuales por trabajador con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual con un grado de minusvalía igual o superior al 65 por ciento, a los 2.500 euros en el caso de trabajadores con discapacidad física o sensorial (igual o superior al 65%), o de personas sordas y con discapacidad auditiva (igual o superior al 33%).

Consulta aquí más noticias de Córdoba.