Báñez
Báñez, al inicio de la reunión que ha mantenido con Rosell (2d), Garamendi (d), Álvarez (i) y Toxo (2i). EFE/J.J. Guillén

La Junta Directiva de la CEOE ha aprobado este miércoles una nueva propuesta salarial para la negociación colectiva, consistente en una subida de entre el 1% y el 2%, más medio punto adicional variable, vinculado fundamentalmente a la productividad, según han anunciado este miércoles en rueda de prensa el presidente de la CEOE, Juan Rosell, y el de Cepyme, Antonio Garamendi.

Esta oferta salarial, que estaría condicionada a la negociación de cuatro grandes materias, mejora la aprobada el pasado mes de enero por la patronal, que entonces planteó una subida de hasta el 1,5%, más medio punto adicional variable. Aquella propuesta fue rechazada de plano por CC.OO. y UGT, que se niegan a firmar un acuerdo de negociación colectiva que contemple una banda salarial que parta del 0%.

Rosell ha afirmado que este nuevo planteamiento salarial supone "moverse bastante" respecto a su posición inicial y ha explicado que el cambio se debe a que las empresas "están mejor ahora que hace dos años" gracias a que la economía española va "muchísimo mejor". "Nos hemos movido para dar estabilidad y tranquilidad y los que reciben salarios han de notar un poquito la nueva situación económica", ha señalado Rosell.

CEOE y Cepyme se han movido. Vamos a ver si los que no se han movido, se muevenEn todo caso, el presidente de la CEOE ha precisado que "siempre habrá que ver caso por caso, sector por sector y empresa por empresa", porque no todas están en beneficios. De hecho, ha apuntado que tres cuartas partes de las empresas pequeñas están aún en pérdidas, mientras que entre las grandes compañías la situación es justamente la contraria.

Así, la propuesta de la patronal pasa por tener en cuenta una banda salarial de entre el 1% y el 2% (más medio punto adicional), pero atendiendo a las situaciones específicas de cada empresa y sector y en función de determinadas variables, como resultados, ventas, Ebitda, reducción del absentismo, objetivos, beneficios o pérdidas de la empresa.

Esta nueva propuesta salarial, que Rosell ha señalado que se encuentra en un punto intermedio entre la de los sindicatos (subida de entre el 1,8% y el 3%) y la postura inicial de la CEOE, ha sido remitida por carta a los sindicatos. Los empresarios se han mostrado dispuestos a firmar ya el acuerdo de negociación colectiva para 2017 en caso de que los sindicatos acepten su propuesta.

"Tenemos el boli preparado ya", ha afirmado Rosell al respecto. En este sentido, esperan que ahora que ellos se han movido, también lo hagan los sindicatos. "CEOE y Cepyme se han movido. Vamos a ver si los que no se han movido, se mueven", ha subrayado Garamendi.

Además del salario, la patronal persigue negociar con los sindicatos otros cuatro asuntos:

  • Acordar con los sindicatos cambios en el tratamiento del absentismo laboral, con la posibilidad de que los médicos de las mutuas puedan dar el alta en bajas médicas por contingencias comunes en casos relacionados con traumatología.
  • Reformar la formación profesional por el empleo;
  • Estudiar la 'ultraactividad' de los convenios (prórroga automática de un convenio en ausencia de otro, limitada a un año por la reforma laboral)
  • Crear un Consejo Nacional de Negociación Colectiva (CONECO).

"Insuficiente"

Los sindicatos han apreciado el acercamiento de la patronal y lo que esto supone para las negociaciones, pero han advertido que la propuesta es insuficiente y todavía requiere de más cesiones.

La posibilidad, por ejemplo, de que las mutuas puedan tratar las altas médicas ha sido rechazada tajantemente tanto por el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, como por el de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, que consideran que esto corresponde al servicio público de salud.

Toxo ha reconocido que la CEOE "ha mejorado sustancialmente" su propuesta y que están "más cerca" de un acuerdo, aunque ha apuntado que la patronal "todavía tiene que moverse" y dar "una vuelta para una mayor aproximación".

Una "propuesta razonable de los salarios debe partir de que ya no se puede seguir perdiendo poder adquisitivo", ha añadido.

Por su parte, Álvarez ha valorado que la CEOE "se ha movido" pero ha advertido: "No es una propuesta que por sí misma nos lleve a un acuerdo" porque "hay elementos que discutir".

"Es evidente que hay posibilidades de negociación", ha reconocido, ya que la oferta "abre nuevas perspectivas", pero ha considerado que en un entorno de subida de precios y beneficios empresariales "hay que repartir la riqueza" para que los salarios no pierdan poder adquisitivo.

Tras un último intercambio de cartas en un tono duro a finales de febrero, los líderes de sindicatos y patronales optaron por volver a reunirse de forma discreta con un "mandato de flexibilidad" para lograr un acuerdo.