un hombre de 37 años, M.A.M.J, sin domicilio conocido, por un presunto delito de hurto sobre una mujer a la que arrebató 2.700 euros y por otro de hurto en grado de tentativa en una entidad bancaria.

La detención se produjo después de que la responsable de una entidad bancaria sita en el centro de la localidad arandina reclamara la presencia de la Policía Nacional, ya que había observado a un individuo dentro de la sucursal que le había infundado sospechas.

Sus cuitas se vieron certificadas cuando la trabajadora, al salir de espacio reservado a la caja fuerte, se percató de que el sospechoso se acercó disimuladamente al recinto dejando caer una caja de cartón para que no se cerrara la puerta de acceso y poder acceder a su interior.

La mujer, que se dio cuenta, recriminó su actitud y llamó inmediatamente a la policía para que procediera a su identificación, al haber cometido una tentativa de hurto.

TRAS RETIRAR DINERO DEL BANCO

Gracias a la identificación de esta persona, los agentes investigadores pudieron esclarecer un hurto que también había cometido

días atrás, cuando una mujer había retirado la cantidad de 2.700 euros de un banco.

Al parecer, el detenido observó a esta mujer y aprovechó el momento en que se introdujo en el coche con su marido para pinchar una de sus ruedas. Cuando el coche inició su marcha, el conductor se percató de que algo sucedía en su vehículo, bajándose del mismo para asegurarse, momento que el individuo aprovechó para sustraer del interior del automóvil el bolso propiedad de la señora con 2.700 euros.

La policía procedió a su detención como autor de un delito de hurto y otro delito de hurto en grado de tentativa, tras lo cual pasó a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Burgos.