La Guardia Civil también le ha tomado declaración en calidad de investigado por un presunto delito continuado de hurto a su pareja sentimental, un hombre de 37 años, tras comprobar que realizó una de las ventas de las joyas sustraídas en un establecimiento de Almuñécar.

La investigación que ha acabado con la puesta a disposición judicial de estas dos personas comenzó cuando detectaron que la mujer ahora detenida había realizado un número muy elevado de ventas de joyas y de oro en un establecimiento de compraventa de oro de esa localidad.

Este tipo de establecimientos tienen la obligación de presentar cada quince días en el acuartelamiento correspondiente, bien en soporte informático o en papel, copia de las compras de objetos de oro realizadas.

Antes de proceder a la compra, los responsables identifican a sus clientes mediante sus documentos de identidad y fotografían las joyas adquiridas.

La Guardia Civil detectó durante la inspección de estas compras que la detenida realizó 33 ventas en un mismo establecimiento y que muchas de las joyas vendidas tenían nombres y fechas que no tenían nada que ver con ella ni con su familia.

Los agentes de Almuñécar comprobaron que esta mujer trabajaba desde hace años como limpiadora de hogar en decenas de viviendas de Almuñécar y que al menos en cinco de ellas había sustraído joyas.

La Guardia Civil hace un llamamiento a los vecinos a los que les hayan sustraído oro o joyas y sospechen que la autora pudiera ser la mujer detenida para que se pongan en contacto con este cuerpo ya que hay numerosas joyas cuya procedencia aún no ha sido identificada.

Consulta aquí más noticias de Granada.