Cueva de Almería en la que murieron dos menores y un joven
Cueva de Almería en la que murieron dos menores y un joven Europa Press

Fuentes del caso han indicado a Europa Press la relevancia de su testimonio para conocer si hubo o no intencionalidad y determinar si se trata de una imprudencia o de un delito doloso de homicidio ante la muerte de las dos menores de 12 y 14 años así como la del joven de 21 que perecieron en el interior de la cueva, de no más de tres metros de profundidad.

Además de al detenido, quien reconoció ante los agentes de Policía haber empleado un mechero para prender un sillón que había en la entrada de la cueva el cual trató de apagar después, la Fiscalía prevé tomar declaración a algunos otros testigos y a otros dos de los cuatro investigados por su presunta implicación en el suceso, con lo que las declaraciones podrían extenderse hasta este jueves.

Cabe recordar que la investigación policial identificó a cinco presuntos responsables de entre 16 y 17 años de edad entre los que se incluye el detenido, que ha estado custodiado en dependencias policiales. Junto a ellos, se ha identificado a cinco testigos de los hechos, a los que se unen los padres de las menores fallecidas.

Según se desprende de la investigación efectuada por la Policía Nacional, el único detenido por este suceso habría sido el autor material del incendio de un sofá ubicado a la entrada de la cavidad, frecuentada por una pandilla de amigos y conocidos como lugar en el que pasar el rato y en el que había diversos objetos de gran volumen que ardieron rápidamente.

En este sentido, la cueva ubicada bajo una pendiente en una oquedad de un cerro había sido acondicionada mediante grandes planchas de metal que, a la postre, impidieron la salida a las víctimas del siniestro una vez que las llamas se propagaron entre los matorrales y enseres, con lo que los jóvenes se vieron atrapados por la propia roca.

La versión ofrecida por el detenido a los agentes señala que él mismo habría prendido fuego al sillón con un mechero u objeto similar, si bien habría intentado sofocarlo posteriormente aunque "se le fue de las manos", por lo que ni él ni otros menores y jóvenes que se encontraban en el lugar pudieron impedir el avance del fuego ni facilitar la salida de las víctimas. Únicamente hubo un cuarto joven que consiguió salir de la oquedad antes de que el fuego se extendiera.

La Policía ha señalado que en el exterior de la cueva en la que murieron las dos menores y el joven "semicarbonizados" por el incendio había varios niños que "se culpaban unos a otros" de lo sucedido. Por el momento, no se han esclarecido las causas por las que decidió incendiar el sofá aunque, en cualquier caso, la investigación apunta a que no tenía por objetivo dar muerte a las víctimas.

Los cuerpos de los dos menores y el joven todos ellos de nacionalidad española, que se encontraron abrazados en el interior de la cueva, fueron trasladados al instituto de medicina legal (IML) de la capital para que se les practicara la autopsia y se procediera a su identificación. Los mismos podrían ser entregados a sus familias durante la jornada de este miércoles de cara a darles sepultura.

Consulta aquí más noticias de Almería.