La actuación, que va a afectar de forma directa a 2.500 clientes dependientes de este nudo eléctrico, forma parte del programa de revisión y acondicionamiento de instalaciones desarrollado anualmente por la compañía con el objeto de consolidar la calidad de la red eléctrica de media y baja tensión.

En el aspecto técnico ha consistido en la instalación de nuevos sistemas de protección, control y telemando en las líneas eléctricas de media tensión a 15 kilovoltios Épila-Épila, La Almunia-Alcoholes y Cariñena-Tejero, ha informado Endesa.

La puesta en servicio de los nuevos equipos servirá para mejorar la fiabilidad y para facilitar la reposición del suministro en caso de que se produzca alguna incidencia en la red de la zona.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.