El conductor, al que se la imputa un presunto delito contra la seguridad vial, fue sorprendido a las 22.40 horas de este lunes, 3 de abril, en la periferia de Burgos cuando una patrulla de la Benemérita observó la circulación "errática" de un vehículo articulado, al que consiguió dar alcance.

Una vez parado, observaron síntomas externos y evidentes en el conductor de haber ingerido alcohol, por lo que solicitaron la presencia de un Equipo de Atestados e Informes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Burgos, que provisto de un etilómetro realizara la prueba de alcoholemia al conductor.

Al arrojar sendos resultados positivos de 0,84 y 0,91 miligramos por litro de aire espirado fue investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial. Al tratarse de un conductor profesional, la tasa de alcohol máxima autorizada es de 0,15 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Las diligencias se presentarán en el Juzgado de Instrucción número 3 de Burgos.

Consulta aquí más noticias de Burgos.