Paro
Varios parados hacen cola para solicitar la prestación del desempleo. ARCHIVO

El Gobierno destinará un total de 18.318 millones de euros al pago de prestaciones por desempleo este año, lo que representa un 6,6% menos en comparación con el presupuesto de 2016, cuando se asignó a esta partida algo más de 19.000 millones de euros, según consta en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017. De estos 18.318 millones de euros, un total de 18.027 millones se dedicarán al pago de prestaciones y el resto a gastos de funcionamiento.

El Ejecutivo justifica el recorte porque el paro va a menos. Y argumenta que las medidas adoptadas en materia laboral han supuesto la reducción de la tasa de paro, que en el cuarto trimestre de 2016 se situó en el 18,6%, con una reducción interanual de 2,3 puntos. Y más, porque el Gobierno contempla una reducción de la tasa de paro para 2017, situándola en el 17,5%, por la mejora de la economía. Eso, explica, redunda en un menor gasto para prestaciones por desempleo.

El Ejecutivo justifica el recorte por la reducción del paro, que prevé continúe en 2017El Ejecutivo subraya que los programas del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) verán este año recortado su presupuesto un 3,9%, hasta los 23.994 millones de euros, por la "continua reducción del desempleo" motivada por la mejora de la economía y del mercado laboral. De esos 23.994 millones de euros, el 98,4% del total (23.618 millones) lo constituyen las transferencias corrientes, destinadas al pago de las prestaciones por desempleo y a políticas activas de fomento del empleo.

En el nivel contributivo, el gasto previsto para este año asciende a 10.982 millones de euros, lo que permitirá dar cobertura a 711.723 beneficiarios. El subsidio por desempleo, incluida la renta agraria, se dota con 4.569 millones de euros, con una previsión de 797.347 beneficiarios, mientras que el subsidio SEASS contará con un presupuesto de 622 millones de euros para una cantidad estimada de beneficiarios de 112.882 personas.

La renta activa de inserción se dota con 1.075 millones de euros, lo que permitirá atender a 208.396 beneficiarios, en tanto que se consignan 280 millones de euros para la ayuda económica del Programa de Activación para el Empleo (PAE), con una previsión de 56.674 beneficiarios. Por último, la ayuda complementaria para favorecer la contratación de jóvenes inscritos en el sistema nacional de la Garantía Juvenil contará con 500 millones de euros este año y está previsto que beneficie a 102.000 jóvenes. Esta ayuda complementaria forma parte del acuerdo de investidura al que llegaron el PP y Ciudadanos.