Herido en un bombardeo en Siria
Un hombre herido en los ataques aéreos y de artillería perpetrados contra distintas zonas de la región de Guta Oriental en los que al menos 22 personas murieron y otras 67 resultaron heridas, recibe tratamiento médico en Duma (Siria). Mohammed Badra / EFE

Según una fuente militar siria de alto rango, ni las fuerzas gubernamentales ni las rusas se encuentran detrás del supuesto ataque químico, que ha acabado con la vida de 58 personas en el sur de la provincia septentrional de Idleb, como afirma la oposición.

"Esas alegaciones son nulas y sin efecto. Ni los aviones sirios ni los rusos han empleado nunca armas químicas en su lucha contra el terrorismo", señaló la fuente que se encuentra bajo el anonimato.

Además, aseguró que las fuerzas sirias y sus aliados "tienen como blanco grupos terroristas, no a civiles", y añadió que su país continuará la lucha contra con terrorismo hasta que logre la victoria.

La rama de la Defensa Civil Siria en Idleb, integrada por voluntarios que prestan labores de rescate en áreas fuera del control del Gobierno, subrayó en su página de Facebook que por el momento los médicos no han podido identificar el tipo de gases con los que se atacó Jan Shijún.

De acuerdo a los datos de los también llamados "cascos blancos", la cifra de víctimas son 50 muertos y 250 heridos, la mayoría menores y mujeres.

En un comunicado, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, acusó a aviones gubernamentales de haber bombardeado con proyectiles que contenían gas sarín la población de Jan Shijún.