Bosque quemado en el Empordà en 2012
Bosque quemado en el Empordà en 2012 PERE PONS / UDG-CREAF

En un trabajo, publicado por la revista 'Plos One', explican que la recolonización después de un fuego por parte de pájaros y roedores depende de la aridez, de la distancia a zonas no quemadas próximas y de cómo se tala el bosque afectado.

Los pequeños vertebrados juegan un papel destacado en el funcionamiento de los ecosistemas forestales, porque son presas de depredadores, se alimentan de semillas y las dispersan, y contribuyen a la fertilidad del suelo con su actividad subterránea.

Para los investigadores, es fundamental comprender la dinámica de recolonización ya que les permite anticipar qué puede pasar con los animales que consumen y dispersan semillas en paisajes quemados.

El estudio incluye el análisis de 3.000 muestreos de pájaros y vegetación efectuados en 70 áreas quemadas repartidas por Catalunya, utilizando las especies de la curruca cabecinegra que hacen el nido y se alimentan de matorrales.

Los resultados obtenidos por la tesis del investigador de la UdG Roger Puig muestran que, seis meses después del fuego, el ratón de bosque abunda en la periferia del área quemada por la llegada de individuos de zonas no afectadas, mientras que el ratón mediterráneo en el mismo periodo ha colonizado toda el área quemada.

Consulta aquí más noticias de Girona.