Según ha informado el Instituto Armado, el pasado mes de diciembre el propietario de un restaurante denunció que le habían sustraído buena parte de la instalación eléctrica del establecimiento -enchufes, interruptores, focos y otros- y le causaron "cuantiosos daños materiales" en el local.

Al mismo tiempo, según relatan las mismas fuentes, habían aparecido varias pintadas en el exterior del inmueble que reivindicaban el pago de una supuesta deuda.

A raíz de las investigaciones llevadas a cabo por el Equipo de Investigación de la Guardia Civil de Vilagarcía de Arousa, en colaboración con los efectivos del Puesto de Caldas de Reis, "se pudo desmontar la coartada de las pintadas, dado la aparente solvencia económica del propietario", según sostiene la Benemérita.

Al respecto, indica que eso hizo pensar, desde un principio, que el autor del robo "pretendía desviar las sospechas" sobre alguno de los antiguos empleados del restaurante.

Durante el transcurso de la investigación se produjo un nuevo incidente de características similares en el mismo establecimiento, cuando hace unos quince días sufrió un incendio supuestamente intencionado, y en el exterior aparecieron de nuevo otras pintadas con la misma grafía, con el mismo color y similares textos reivindicativos.

Este nuevo percance, según destacan las mismas fuentes, "reforzó las sospechas" sobre una de las personas que se estaba investigando la Guardia Civil. Así se pudo llegar a la detención de un vecino de Portas, identificado como J.M.M.S., de 39 años, al que se le acusa de la presunta comisión, no solo de los cuantiosos daños materiales ocasionados por el incendio, sino también por el robo cometido a finales del pasado año.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil han sido entregadas en el juzgado de Instrucción de guardia del municipio de Caldas de Reis.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.