El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, ha anunciado su dimisión "irrevocable" a 24 horas de que comenzara debatirse la moción de censura que el PSOE presentó contra él en la asamblea regional y antes de una reunión urgente de la junta directiva regional del partido a la que tiene previsto acudir el coordinador nacional Fernando Martínez-Maillo. Seguirá al frente del PP regional y como diputado, informa Efe, por lo que no perderá su condición de aforado.

El dirigente ha comparecido ante los medios sin aceptar preguntas para explicar su decisión tras otra reunión mantenida con su equipo de Gobierno en el Palacio de San Esteban, sede del Ejecutivo regional, un día antes de lo habitual."Todo lo conseguido y lo que se puede seguir consiguiendo no se puede poner en riesgo, y eso me quita el sueño", ha dicho, añadiendo que "lo que está pasando no es justo"·

Sánchez ha asegurado que el acuerdo del tripartito entre PSOE, Podemos y Ciudadanos "está cerrado" y que es el momento de "seguir confiando en la justicia" sin ninguna "presión". Ha pedido, asimismo, que se confíe más "en la presunción de inocencia". "Pienso que todo está muy claro y que todo se seguirá aclarando más", ha insistido. Minutos antes de la rueda de prensa, fuentes del PP ya avanzaban las intenciones de Sánchez.

"Me siento muy orgulloso de todos mis compañeros de Gobierno, he sido testigo de cómo se han esforzado", ha añadido Sánchez. "Me quita el sueño que un tripartito pueda truncar todo esto", ha continuado, "sería un Gobierno imposible y desastroso" con "nefastas consecuencias". Sánchez ha dimitido "convencido" de que la moción de censura triunfará y quiere "salvar" a Murcia. El presidente se va, dice, "por Murcia, por su gente y por España".

La presión sobre Sánchez, incluso dentro de su propio partido, se ha incrementado en las últimas horas después de que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco pidiera su investigación en un escrito dirigido al TSJ de Murcia -el competente- por su presunta implicación en el caso Púnica. Le atribuye los delitos de cohecho, fraude y revelación de información.

Es la segunda investigación a la que se enfrentaría el dirigente después de la del caso Auditorio, en el que ya ha declarado por la presunta comisión de los delitos de prevaricación continuada, fraude contra la Administración Pública, falsedad en documento oficial y malversación de caudales públicos.

"Estoy convencida de que el presidente de Murcia va a hacer lo que crea que es más importante y es mejor para la región de Murcia. No tengo la menor duda. Y va a defender por encima de todo en sus actuaciones, el interés de los murcianos. Y en interés de los murcianos está que Murcia no pueda tener de tener de ninguna manera un Gobierno tripartito", decía por la mañana la secretaria general del PP. María Dolores de Cospedal.

Sánchez convocó la pasada medianoche a la junta directiva y al comité ejecutivo de su formación mediante un SMS. Dijo que la asistencia era "inexcusable".  Fue una hora después de que concluyera la reunión del comité regional del PSOE que dio el visto bueno al programa de Gobierno que se planteará en la moción de censura de este semana.

El dirigente seguirá al frente del PP de Murcia, según han confirmado a Efe fuentes populares, que han añadido que también mantendrá su escaño en la asamblea regional. Fue elegido presidente del PP murciano hace solo veinte días en un congreso regional. El ya expresidente ganó las autonómicas de mayo de 2015 y fue investido un mes después tras el acuerdo entre su partido y Ciudadanos. El pasado 2 de marzo se rompió dicho acuerdo.

Consulta aquí más noticias de Murcia.