Los ediles consideran que, en lo relativo al caso de la gestión del polideportivo municipal de Sotiello, "no puede ni debe entenderse como un supuesto de corrupción, sino que se actuaba conforme al convenio vigente entre la Administración Local y la Asociación Deportiva que prestaba el servicio de las escuelas deportivas y así lo entendían también todos los partidos integrantes de las distintas corporaciones que desde el año 1996 desplegaron estos servicios conforme a este sistema".

Por ello entienden que en el supuesto de existir algún tipo de irregularidad administrativa, "que a día de hoy no está probada", no debería recaer la misma en exclusiva sobre una única persona.

Asimismo se han hecho eco del pronunciamiento del Tribunal de Cuentas, el cual determinó la ausencia de menoscabo para las arcas públicas y el erario municipal, "lo que demuestra que no falta ni un euro del dinero público y que esas cuantías se empleaban en prestar un servicio deportivo en favor de los alleranos y alleranas".

A juicio de los concejales, estos hechos responden a una "estrategia política con intereses partidistas, que desde hace tres años emprendió el Partido Popular de Aller, para intentar conseguir en un juzgado lo que no han sido capaces de conseguir en las urnas".

Consulta aquí más noticias de Asturias.