Situación difícil. El presidente de Pakistán, el general Pervez Musharraf ha justificado el estado de excepción en el país declarado este sábado porque "el "sistema gubernamental del país estaba paralizado por las injerencias judiciales" y a causa del "choque entre las instituciones gubernamentales y el sistema judicia", por lo que se requiere de un "nuevo orden constitucional provisional".

En un comunicado emitido en televisión, Musharraf ha afirmado que espera que las libertades democráticas sean restauradas tras las elecciones generales, previstas en un principio para enero de 2008.

La decisión se produce en medio del proceso del Tribunal Supremo que debía decidir sobre la validez de la reelección de Musharraf para un nuevo mandato presidencial de cinco años. Musharraf, se reunió previamente con los líderes del Gobierno para analizar la situación en el país.

La decisión se produce en medio del proceso del TS que debía decidir sobre la validez de la reelección de Musharraf
Por su parte, Asif Ali Zardari,
el marido de la ex primer ministra Benazir Bhutto, aseguró que la principal dirigente opositora volverá esta noche a su país tras más de ocho años en el exilio, según la televisión qatarí Al Yazira.

Plan de acción

Fuentes cercanas al Gobierno indicaron este viernes que las autoridades analizaban un plan de acción dirigido a afrontar la "grave" situación en Pakistán y a "evitar" confusión durante las elecciones generales previstas el próximo enero.

Entre las medidas estudiadas por el gobierno, según esas fuentes, estaba también la de dar poderes extraordinarios a Musharraf y ampliar una cláusula que hace legal su doble mando de presidente y jefe del Ejército.

Bajo custodia

Por su parte, el presidente el Tribunal Supremo de Pakistán, Iftikhar Chaudhry, ha sido puesto "bajo custodia" en un lugar que no ha sido revelado poco después de la declaración del estado de excepción en el país, informaron fuentes judiciales, junto con otros ocho magistrados.

Antes de su arresto, Chaudhry y los otros ochos magistrados declararon ilegal e inconstitucional el nuevo orden proclamado por el régimen de Pervez Musharraf, añadieron las fuentes, que denunciaron que el Gobierno ha suspendido la emisión de los medios independientes para evitar la difusión de esta información.

Musharraf fue reelegido presidente para un nuevo mandato de cinco años el pasado 6 de octubre, pero la validez de esa elección esa pendiente de un fallo del Tribunal Supremo.

Está previsto que la sentencia sobre la legalidad de la reelección de Musharraf se conozca la próxima semana.